miércoles, 8 de agosto de 2007

Advertising is dead, long live advertising!

La publicidad como término está muy mal vista. La gente por la calle dice que son mentiras engañabobos que no hacen más que joder la película que está viendo. Lo primero que piensa un espectador es que si usa marca utiliza publicidad es para vender y que por lo tanto lo van a intentar engañar.

Por lo tanto nuestros públicos crean una barrera de escepticismo e incredulidad ante nuestros mensajes. Sin embargo no tardan en achacar a la publicidad problemas como la pobreza en el tercer mundo, la obesidad infantil, la anorexia... Cantidad de males que por lo visto están causados por la misma publicidad que hace dos líneas no les afectaba.
¿?

Por si no fuera poco la calidad de la publicidad deja mucho que desear. Hablo en general, imagina que estás viendo el peliculón de A3 y te pones a analizar los anuncios que te echan. Cuántos merecen la pena, son efectivos, o al menos agradables?? Pues eso. Y en general pasa lo mismo en todos los lados. Esto tampoco ayuda demasiado.

Entonces nos damos cuenta de que nuestro sector tiene un problema. Y queriendo limpiar la cara ante el público alguien decide crear un anuncio que bajo el sello de autocontrol (que nada tiene que ver con los condones) represente al mundillo. Gran idea. Si no fuera porque el anuncio es una MIERDA, una caca, una bazofia, peor que uno de detergentes...

El caso es que para poder lavar la cara usamos caca, moraleja: pos eso. Así nos luce el pelo señores. Somos capaces de crear grandes campañas, truchos, spots para ong que sin pagar obtienen grandes piezas. Y para casa creamos eso?!! En casa del herrero, cuchara de palo.

Me da que tenemos otro problema.

Además ¿quién dice que la publicidad no gusta? yo creo que no es cierto. A la gente le gusta la publicidad, pero la buena publicidad. Parece normal, ¿no?

En definitiva, la idea de lavar la cara a la publi es buena pero hay que hacerlo bien. No puede ser tan difícil, al fin y al cabo nos dedicamos a eso, ¿no?
.

1 comentario:

Ten dijo...

El título del post lo he sacado de un libro de publicidad de guerrilla que os recomiendo. Está muy bien. Tiene una buena selección de piezas con buenas explicaciones y un poco de chicha. Aunque al que le de miedo un libro con hojas escritas por los dos lados diré que tiene muuuuchas fotos.
Yo le pondría un 8/10.