lunes, 4 de junio de 2007

Cuentos para no dormir

No me puedo resistir. Esto es muy duro, puede que estes vomitando un par de días y tengas pesadillas el resto de tu vida despues de verlo. Ángela te quiero, ¿de dónde sacas estas perlas?


El Niño que no Sabía Tocar el Piano



La bonita historia de caperucita roja



La historia de Préxades, la niña que cumplió su sueño

4 comentarios:

JoSe dijo...

¿Moraleja? ¿finales felices?

Estos son cuentos de verdad. Todos queremos a Ángela, esto es un descubrimiento y no eso del ADN y cosas que nadie entiende.

La vueltica dijo...

Hablan igual que mis libros...

JoSe dijo...

Ya decía yo que esas voces me resultaban tenobrosamente familiares Raulaco.

Angie dijo...

Yo tambien os quiero!!

(perdon por el retraso, pero mi wifi robado del vecino y yo hemos tenido problemas...)